I would like to receive communications news and updates on DS Smith Plc products and services.

Using the following contact preference(s):

For more information on how DS Smith manages, uses and protects your information please click here. You can always withdraw your consent to this email marketing by using the opt-out mechanism at the bottom of our email marketing messages.

La calidad siempre encontrará un mercado

Herman van der Meij, director ejecutivo de Global Export, División Recycling, comenta los continuos desafíos que plantea la exportación de papel recuperado y las preguntas formuladas durante su reciente presentación ante la Confederación Europea de Industrias del Papel (CEPI).

blog-author-test_type-2_herman.jpg

El mercado global de la exportación afronta actualmente una «tormenta perfecta» de cambios y desafíos como nunca había visto en mis 25 años de carrera profesional. Uno de los desafíos más notables es la restricción de los mercados de exportación de PfR, el papel para reciclaje.

Desde principios de los años 90 hasta 2016, mi carrera en el sector de los residuos y el reciclaje europeo se desarrolló en buena medida en paralelo a la emergencia de China como «reina del reciclaje» mundial. Año tras año, desde Europa y EE. UU. se han ido empaquetando y mandando grandes cantidades de papel y plástico a China.

A medida que aumentaba la demanda del mercado, era lógico que surgiera una economía global del reciclaje que mueve 28 millones de toneladas/150 000 millones de libras esterlinas al año.

Quality will always find a way.jpg

Por eso, la decisión de China a finales de 2015 de introducir nuevos estándares de contaminación y reglas de inspección más estrictos supuso un cambio radical. La brusca y drástica caída* del 34 % en las importaciones de PfR a China dejó un vacío en las exportaciones que ha tenido consecuencias de gran calado para los dos continentes. 

Los exportadores buscaron frenéticamente por el mundo nuevos compradores y los recicladores de todo el sudeste asiático compraron una gran cantidad de material para reciclar, pero muy pronto quedaron abrumados por las ingentes cantidades que se habían comprometido a aceptar.

Al mismo tiempo, el rechazo a las importaciones de PfR resultó devastador para la propia industria del papel y embalaje de China, que dependía en gran medida de las importaciones de papel para reciclar.

Para situar el problema en contexto, en 2016 China se hacía cargo del 50 % de las exportaciones totales de PfR de la UE y de casi el 70 % de las de EE. UU.; en 2018, las cifras habían disminuido hasta el 26 % y el 40 %, respectivamente. Ahora se cree que el nuevo paquete de licencias conllevará una reducción adicional de 2,5 millones de toneladas de cara a 2020.

Quality will always find a way 2.jpg

Un mercado global del reciclaje

Tres años después de que China diera un giro completo a su posición sobre el reciclaje, los precios del PfR han experimentado grandes cambios, como era de esperar. 

De acuerdo con el último informe mensual de la CEPI de 19 de septiembre, se prevé que la cuota del mercado global de exportación de PfR de China disminuya este año hasta el 28 % aproximadamente, con respecto al 35 % de 2018, con una caída porcentual similar en el índice de precios unitarios.

Además de todo esto, los fuertes vientos en contra de la economía, incluidos el Brexit y la guerra comercial entre EE. UU. y China, siguen generando estrés en el mercado.

A pesar de la reducción del volumen de PfR que se dirige a China, las exportaciones globales de DS Smith se han mantenido estables en general. Cada año gestionamos más de 5,5 millones de toneladas de material en toda Europa, lo que incluye desde cartón y papel prensa hasta grados mixtos procedentes de la recogida en la calle. De esos 5,5 millones de toneladas, una tercera parte todavía se vende fuera de la red de DS Smith.

Además de exportar materiales a India, Indonesia y Tailandia, y cumplir aun así los estrictos criterios de 99,5 % de pureza de China, seguimos creciendo con fuerza y suministramos cada vez más cantidad de materia prima de alta calidad a nuevos mercados.

Quality will always find a way 3.jpg

La calidad manda

Afortunadamente, en DS Smith no hemos dependido nunca de un único mercado. Por el contrario, seguimos trabajando con clientes y socios de todo el mundo, facilitando rutas de reciclaje y recuperación totalmente auditables para hacer frente a los retos de sostenibilidad que demandan la sociedad y el medioambiente. Es más, nosotros siempre nos hemos centrado en la calidad del material. Y cuando las condiciones del mercado son complejas es cuando realmente vemos los beneficios que este compromiso con la calidad aporta a largo plazo a nuestros clientes y socios de reciclaje de todo el mundo.

La mayor parte del papel que recogemos termina en nuestras 14 papeleras de Europa, que proporcionan los productos de papel acabados que necesitan nuestras operaciones de producción de embalajes.

De esta forma, seguimos ofreciendo soluciones de reciclaje de bucle cerrado que mantienen la calidad del reciclaje en el ciclo de suministro durante el mayor tiempo posible.

Al igual que las demás materias primas, la calidad de los reciclables que llegan a nuestras papeleras es vital, y como el boom del comercio electrónico aumenta la cantidad de material de embalaje que acaba en los flujos de residuos domésticos, la clasificación es aún más crucial.

A menudo, el papel mezclado procede de recogidas de material de reciclaje seco: se recoge con plásticos y otros materiales antes de clasificarlo en una instalación de reciclaje. Por lo general, esto da lugar a un PfR de mala calidad. Por eso, nosotros propugnamos activamente una infraestructura de reciclaje apta para el futuro.

Mientras tanto, trabajamos con nuestros clientes para diseñar procesos de recogida centrados en evitar la contaminación, asegurando que el papel y el cartón se separen de otros materiales para cumplir la estricta norma EN643.

Para abordar el problema de la contaminación y materializar nuestro compromiso con la calidad, también estamos mejorando y ampliando nuestra infraestructura de reciclaje para incluir nuestro proceso de inspección en ocho pasos. Y no solo eso: estamos invirtiendo en tecnología de infrarrojo cercano (NIR) y de microondas para evaluar la humedad, cenizas, plásticos y composición del material que recibimos.

Quality will always find a way 4.jpg

Un compromiso que no podemos permitirnos eludir

Recientemente, me invitaron a hablar en la Containerboard Conference de la CEPI en Róterdam. Como en este artículo, en mi presentación me centré en el estado del mercado global de exportación de PfR y el compromiso con la calidad de DS Smith.

Los cerca de 100 delegados presentes ya tenían una marcada percepción de que India e Indonesia seguirían pronto a China e introducirían nuevas directrices más estrictas sobre la importación de PfR, por lo que el tema de la calidad adquirió mayor importancia.

Una de las cuestiones clave que se plantearon fue cómo puede permitirse nuestra industria realizar las inversiones necesarias para impulsar la calidad de los reciclables y cumplir unos estándares de contaminación de apenas el 0,5 %. Como siempre, mi respuesta es: ¿cómo podemos permitirnos no hacerlo?

No se trata solo de la fuerte caída del valor del PfR por debajo del estándar, sino también del alto coste de los contenedores rechazados para exportación/importación, que quedan abandonados en los muelles. Según mi última estimación, un contenedor lleno de PfR puede costar hasta 12 veces su valor en multas y retrasos si se determina que está contaminado. A todo ello hay que añadir el coste ambiental de no reciclar los residuos que recogemos.

No podemos retroceder a una época en que considerábamos que incinerar o enterrar el papel recuperado era la solución: necesitamos una estrategia para el futuro centrada en la calidad.

Como parte del paquete de medidas sobre la economía circular de la UE, aumenta la presión para aumentar las tasas de reciclaje. Si se gestiona correctamente, es algo positivo y realizable.

Por ejemplo, DS Smith, como procedimiento estándar, diseña y desarrolla sus embalajes basándose en principios de diseño ecológico, de modo que tenemos presente el fin de vida de nuestros productos desde el momento en que los fabricamos; por ello, nuestro objetivo es fabricar embalajes 100 % reutilizables o reciclables en 2025.

Todos los aspectos del mundo moderno tienen el reto de operar de una forma transparente. Las tecnologías pujantes, como las cadenas de bloques y la rápida irrupción del big data, podrían beneficiar a nuestra industria y dar lugar a una nueva era de apertura que podría mejorar en última instancia la calidad del reciclaje. Así pues, el mercado es turbulento y es probable que lo siga siendo.

Quality will always find a way 5.jpg

Pero, al margen de los precios, niveles de existencias u otros efectos que puedan producirse a nivel macro, unos papeles acabados de calidad solo se pueden conseguir a partir de PfR de alta calidad. Por un lado la necesidad ecológica y por otro la lógica comercial requieren que mejoremos nuestros sistemas de reciclaje mediante la priorización de la calidad.

Como el agua, que siempre encuentra un camino, la calidad se irá abriendo paso.